¿Todos los empresarios deben emitir FACTURA?

¿Todos los empresarios deben emitir FACTURA?

Parece que tiene que ser claro quién tiene que presentar factura en este país y quién no. Sin embargo, nada es fácil en el árduo y enmarañado sistema tributario español, por tanto, a continuación intentaremos explicaros los aspectos más importantes.
¿Quién está obligado a emitir factura?
Los empresarios y profesionales en el desarrollo de su actividad y por los pagos recibidos de los clientes con anterioridad a la realización de las entregas de bienes o prestaciones de servicios (las famosas “entregas a cuenta”).
Y ¿existe alguna excepción? Pues claro, que sería una ley sin excepciones, entre otras:
Servicios de hospitalización o asistencia sanitaria
El transporte de enfermos o heridos
Las entregas de terrenos rústicos
Las segundas y ulteriores entregas de inmuebles, una vez terminada su construcción
Los empresarios o profesionales dentro del régimen especial del recargo de equivalencia
Los empresarios y profesionales con actividades acogidas en el régimen especial de agricultura, ganadería y pesca.
La obligación de expedir factura se puede cumplir emitiendo una factura simplificada, ¿cuándo la puedo utilizar?
Cuando su importe no exceda de 400 € (IVA incluido)
Cuando su importe no exceda de 3.000 € en los siguientes casos (lista reducida):
Ventas al por menor
Ventas o servicios de ambulancia
Ventas o servicios a domicilio del consumidor
Transportes de personas y sus equipajes
Servicios de hostelería y restauración.
Servicios de salas de baile y discotecas
Servicios de peluquería e institutos de belleza
Revelado fotográfico
Servicio de tintorería y lavandería
¿Y el cumplimiento siempre debe hacerlo el empresario que desarrolla la actividad?
Pues no, la obligación de expedir factura puede realizarse por el destinatario de las ventas o prestaciones de servicios o por terceros; siempre y cuando la normativa tributaria así lo diga .
Como conclusión podríamos decir que TODO empresario o profesional debe emitir factura o factura simplificada por las entregas de bienes o prestaciones de servicios que realiza, incluso en aquellas ocasiones en las que recibo un dinero a cuenta.

El apoderamiento “Apud acta” del siglo XXI

El apoderamiento “Apud acta” del siglo XXI

¿Quién no ha tenido que ir al juzgado a hacer un apoderamiento a algún abogado o procurador para algún tema judicial? con lo que ellos suponía de estrés (siempre caía el peor día, ya lo dice la Ley de Murphy), colas, molestias de control de seguridad, etc.
Los apoderamientos para pleitos, en muchos casos, se convertían en una carrera hacia el juzgado para que los plazos no vencieran. Todo ello puede quedar atrás con el nuevo procedimiento “on line”.
Pues bien, para aquellos que aún no han tenido el “placer” de hacer un apoderamiento para pleitos a favor de un abogado o procurador, se puede hacer de estas dos maneras:

Otorgando poderes en escritura pública ante Notario
(con un coste aproximado de 40 a 60 euros).
También se pueden otorgar “apud acta”, compareciendo personalmente en el juzgado (en cuyo caso no hay que pagar nada).
NUEVO SISTEMA ONLINE. Pues bien, el artículo 32 bis de la Ley 18/2011, de 5 de julio, reguladora del uso de las tecnologías de la información y la comunicación en la Administración de Justicia establece la puesta a disposición en las oficinas judiciales de un registro electrónico de apoderamientos Apud Acta; y con ese fin ya se puede otorgar un poder “apud acta” a través de internet, de forma telemática, sin coste y sin desplazarse al juzgado. Para ello la empresa debe tener su certificado digital (en el caso de sociedades) o DNI electrónico (para personas físicas) y acceder a https://sedejudicial.justicia.es , en el apartado “Trámites y servicios” / “Apoderamiento apud acta” / “Acceder al servicio”.
Una vez en dicha página existen dos opciones para otorgar el poder: como “poderdante” (si usted es el propio interesado, persona física) o como “compareciente” (si lo otorga como representante de su sociedad, en cuyo caso debe aportar la escritura escaneada de su nombramiento).
Datos de los abogado y procuradores. Para finalizar el trámite bastará con indicar los datos del profesional al que otorga el poder (nombre, DNI, número de colegiado…) y la duración del apoderamiento (teniendo en cuenta que el periodo máximo es de cinco años).