Renta. Deducción por estudios superiores fuera de la isla de residencia. Illes Balears

Renta. Deducción por estudios superiores fuera de la isla de residencia. Illes Balears

– Para cursar estudios de educación superior fuera de la isla de residencia habitual.

Se establece una deducción de 1.500 euros por cada descendiente que dependa económicamente del contribuyente y curse, fuera de la isla del archipiélago balear en la que se encuentre la residencia habitual del contribuyente, estudios universitarios, enseñanzas artísticas superiores, formación profesional de grado superior, enseñanzas profesionales de artes plásticas y diseño de grado superior, enseñanzas deportivas de grado superior o cualquier otro estudio que, de acuerdo con la legislación orgánica estatal en materia de educación, se considere educación superior, con el límite del 50% de la cuota íntegra autonómica.

La cuantía de la deducción será de 1.600 euros para los contribuyentes con una base imponible total inferior a 18.000 euros en tributación individual o a 30.000 euros en tributación conjunta, con el límite en todo caso del 50% de la cuota íntegra autonómica.

La deducción se aplica a la declaración del ejercicio en el que se inicia el curso académico.

Al efecto de la aplicación de esta deducción, solo se pueden tener en cuenta los descendientes que, a su vez, den derecho al mínimo por descendiente.

Si los descendientes conviven con dos o más ascendientes y éstos tributan de manera individual, la deducción se prorrateará por partes iguales en la declaración de cada uno.

Esta deducción NO es de aplicación en los siguientes casos:

  1. Cuando los estudios no completen un curso académico o un mínimo de 30 créditos.
  2. Cuando haya oferta educativa pública en la isla de residencia, diferente a la virtual o a distancia, para realizar los estudios que determinen el traslado a otro lugar para cursarlos.
  3. Cuando la base imponible total del contribuyente en el IRPF del ejercicio sea superior a 30.000 euros en tributación individual o a 48.000 en tributación conjunta.
Renta. Deducción por alquiler de vivienda habitual en las Illes Balears

Renta. Deducción por alquiler de vivienda habitual en las Illes Balears

Por el arrendamiento de la vivienda habitual en el territorio de las Illes Balears a favor de determinados colectivos (para inquilinos).

Los contribuyentes menores de 36 años, las personas con un grado de minusvalía física o sensorial igual o superior al 65 % o con un grado de minusvalía psíquica igual o superior al 33 %, y el padre o los padres que convivan con el hijo o los hijos sometidos a la patria potestad y que integren una familia numerosa podrán deducir, de la cuota íntegra autonómica, el 15 % de los importes satisfechos en el período impositivo, con un máximo de 400 euros anuales, siempre y cuando se cumplan los siguientes requisitos:

  1. a) Que se trate del arrendamiento de la vivienda habitual del contribuyente, ocupada efectivamente por este, y que la duración del contrato de arrendamiento sea igual o superior a un año.
  2. b) Que se haya constituido el depósito de la fianza a la que se refiere el artículo 36.1 de la Ley 29/1994, de 24 de noviembre, de arrendamientos urbanos, a favor del Instituto Balear de la Vivienda.
  3. c) Que, durante al menos la mitad del período impositivo, ni el contribuyente ni ninguno de los miembros de su unidad familiar sean titulares, del pleno dominio o de un derecho real de uso o disfrute, de otra vivienda distante a menos de 70 kilómetros de la vivienda arrendada, excepto en los casos en que la otra vivienda se encuentre ubicada fuera de las Illes Balears o en otra isla.
  4. d) Que el contribuyente no tenga derecho en el mismo período impositivo a ninguna deducción por inversión en vivienda habitual.

En todo caso, la aplicación de esta deducción exige que la base imponible total del contribuyente no supere el importe de 34.000 euros en el caso de tributación conjunta y de 20.000 euros en el de tributación individual. En caso de tributación conjunta, solo podrán beneficiarse de esta deducción los contribuyentes integrados en la unidad familiar que cumplan las condiciones establecidas en el apartado anterior y por el importe de las cuantías efectivamente satisfechas por estos.

No obstante, en el caso de familias numerosas, los límites cuantitativos a que se refiere el párrafo anterior serán de 40.000 euros para el caso de tributación conjunta y de 26.000 euros para el caso de tributación individual.

Pensión de viudedad para la pareja de hecho de su empleado fallecido

Pensión de viudedad para la pareja de hecho de su empleado fallecido

Uno de sus trabajadores ha fallecido, y la pareja de hecho le solicita información sobre si podrá cobrar la pensión de viudedad, así como el importe de ésta. ¿Es posible compatibilizar la pensión y un trabajo por cuenta ajena?

La pareja de hecho del trabajador fallecido también trabaja, por lo que le ha preguntado si va a poder cobrar la pensión de viudedad. Apunte. Pues bien, dígale que dicha pensión es compatible con cualquier renta del trabajo, por lo que podrá cobrarla siempre que el fallecido hubiese cotizado durante el período mínimo previsto por la ley.

Cuánto va a cobrar

Derecho. Para que nazca el derecho a cobrar la pensión de viudedad, el fallecido debería reunir, en el momento del fallecimiento, alguno de los requisitos siguientes:

  • Si en dicho momento estaba dado de alta, debería tener un período de cotización de 500 días dentro de los cinco años anteriores. Apunte. Si el fallecimiento se hubiese producido por accidente –tanto si fue laboral como si no–, no sería necesario acreditar ese período de cotización mínimo.
  • Si no estaba dado de alta, deberá acreditarse que cotizó durante un período de quince años.

Base reguladora. Al tratarse de un trabajador en activo, la base reguladora para calcular la pensión es el cociente de dividir por 28 la suma de las bases de cotización durante un período ininterrumpido de 24 meses naturales elegidos por el beneficiario dentro de los quince años inmediatamente anteriores al mes previo al hecho causante. Apunte. Si el fallecimiento se hubiese producido como consecuencia de un accidente de trabajo o de una enfermedad profesional, la base reguladora se calcularía según los salarios realmente percibidos el año anterior, incluidas las horas extras.

Cuantía. La cuantía de la pensión es, con carácter general, del 52% de la base reguladora. No obstante, dicho porcentaje se amplía al 70% si el beneficiario tiene cargas familiares, o cuando la pensión de viudedad sea su principal fuente de ingresos.

Otros aspectos

Parejas de hecho.  La condición de pareja de hecho se acredita mediante certificado de la inscripción en los registros específicos existentes en las comunidades autónomas o los ayuntamientos, o mediante documento público en el que conste la constitución de dicha pareja de hecho. ¡Atención! En todo caso, será necesario acreditar una convivencia estable, notoria e ininterrumpida durante el período de los cinco años anteriores al fallecimiento, aportando a estos efectos un certificado de empadronamiento expedido por el Ayuntamiento.

La pensión de jubilación es compatible con la obtención de otros rendimientos. Su cuantía es del 52% de la base reguladora, aunque pasa a ser del 70% en caso de cargas familiares o ausencia de otros ingresos.

¡Es un falso autónomo!

¡Es un falso autónomo!

Usted ha leído en la prensa que está aumentando el número de empleados que se dan de alta como autónomos. De hecho, su empresa se está planteando la contratación de un autónomo para ahorrar costes en cotización…

Ahorro. Su empresa necesita contratar a un trabajador. Y para ahorrarse los gastos de Seguridad Social ha pensado en contratar a un autónomo que asuma el coste de sus cotizaciones. ¡Atención! ¿Sabe que esa forma de actuar puede ser ilegal? ¿Qué es lo que debe saber?

Fraude de ley

Indicios. Si su empresa recurre a un autónomo y la relación entre ambas partes cumple las características de una relación laboral, su empleado será un “falso autónomo“. Apunte. Las notas que determinan la existencia de una relación laboral entre ambos son las siguientes (por mucho que hayan firmado un contrato mercantil):

  • Dependencia. Usted controla las tareas del autónomo, le da órdenes y fija su horario. Pues bien, esto demuestra que el autónomo es un subordinado más. ¡Atención! Si encima le paga una nómina más o menos fija y le concede los mismos días de vacaciones que al resto de la plantilla, la dependencia aún será más clara.
  • Ajenidad. Otra nota que acredita la existencia de una relación laboral es que usted asume los beneficios y los riesgos derivados del trabajo del autónomo. Apunte. Así sucede, por ejemplo, si contrata a un comercial que utiliza la infraestructura y las herramientas de su empresa (como un teléfono móvil y un vehículo).

Consecuencias. Si se cumplen estas notas, el contrato mercantil será fraudulento y cabrá considerar al autónomo como un trabajador indefinido más de su empresa. Si se encuentra en esta situación, el “falso autónomo” podrá reclamar:

  • Las cotizaciones a la Seguridad Social de los cuatro años anteriores. ¡Atención! Deberá asumir tanto la cuota patronal como la cuota obrera. Ello, con un recargo del 20%.
  • Las diferencias salariales no cobradas respecto a los sueldos marcados por el convenio colectivo para su grupo profesional.
  • El cobro de una indemnización por despido improcedente , cuando usted decida finalizar la relación mercantil. ¡Atención! Además, deberá computar una antigüedad desde su primer día en la empresa.

Es un TRADE

Cautelas. Si su empresa cuenta con un trabajador autónomo económicamente dependiente (los TRADE, que son aquellos autónomos cuyos ingresos proceden de un solo pagador en más de un 75%), también podría incurrir en estas responsabilidades ¡Atención! No piense que por el hecho de haber firmado un contrato de TRADE ya evita la figura del “falso autónomo”. Por tanto:

  • Asegúrese de que el autónomo presta sus servicios con sus propios recursos, y de manera diferenciada de sus empleados. Apunte. Hágalo así, por ejemplo, si trabaja en sus propias instalaciones con su propio material.
  • Deje que sea él quien se organice su horario y su forma de trabajar (sin perjuicio de que le marque un calendario de entrega de los pedidos). ¡Atención! A estos efectos, sepa que el TRADE tiene derecho a 18 días de vacaciones (eso sí, a su cargo).​
  • Aunque su empresa le abone como mínimo el 75% de sus ingresos, dichos ingresos dependerán del resultado de su trabajo (como de las ventas realizadas o de las unidades producidas). Por tanto, es él quién asume el riesgo, y es probable que el pago varíe cada mes .

Si va a contratar unas tareas a un trabajador autónomo, deje que sea él quien se organice su horario. Además, asegúrese de que el autónomo utiliza su propia infraestructura y su propio material.

(Vía ADN. Francis Lefebvre-El Derecho)