Nacimiento del derecho a deducirse el IVA

Nacimiento del derecho a deducirse el IVA

El derecho a la deducción nace en momentos distintos según la naturaleza de la operación que lo motiva y nunca antes de que se hayan devengado las cuotas con arreglo a derecho.

a)  En general, el derecho a deducir nace en el momento en que se devenga el impuesto que grava la operación (entregas de bienes, prestaciones de servicios, adquisiciones intracomunitarias), es decir, en el momento del devengo del impuesto deducible (LIVA art.98 y Anexo aptdo.6;  RIVA art.73.3).

​Por lo común, la deducción del impuesto soportado se puede realizar en la declaración del mismo período en que se soporta.

Por lo que se refiere a las importaciones y operaciones asimiladas a las importaciones, procede indicar lo siguiente:

  En el caso de las importaciones de bienes, se aplica a estos supuestos la regla general, de manera que el derecho a la deducción nace cuando se produce el devengo de las cuotas deducibles, esto es, en el momento en que haya tenido lugar el devengo de los derechos de importación de acuerdo con la legislación aduanera, independientemente de que la importación esté o no sujeta a dichos derechos de importación. Nacido el derecho a deducir, la deducción se efectúa en la declaración periódica del período correspondiente a dicho devengo.

  Para las operaciones asimiladas a las importaciones, el derecho a deducir el IVA soportado por estas operaciones nace cuando se devenguen las cuotas deducibles.

Así, las cuotas devengadas por la realización de las operaciones asimiladas a las importaciones pueden deducirse en el propio modelo 380, al presentar este, por lo que liquidación y deducción se pueden efectuar en el mismo modelo 380.

En cuanto a las operaciones excluidas del concepto  de operaciones asimiladas a las importaciones, estas se liquidan en la declaración periódica (modelo 303), deduciéndose también el IVA en la propia declaración, de forma análoga a la prevista para los supuestos de inversión del sujeto pasivo.

b)  En el caso de cuotas soportadas o satisfechas por los revendedores, por las adquisiciones o importaciones de objetos de arte, antigüedades y objetos de colección, el derecho a la deducción de tales cuotas nace en el momento en que se devengue el IVA correspondiente a las entregas de dichos bienes efectuadas por el revendedor con aplicación del régimen general del impuesto. Si las entregas se efectúan por el revendedor con aplicación de su régimen especial, no hay derecho a deducir el IVA soportado o satisfecho por el revendedor por la adquisición o importación de tales bienes.

c)  En el supuesto de cuotas soportadas o satisfechas con ocasión de la adquisición o importación de los bienes y servicios que, efectuadas para la realización del viaje, redunden directamente en beneficio del viajero y se destinen a la realización de una operación respecto de la que no resulte aplicable el régimen especial de las agencias de viajes, el derecho a la deducción nace en el momento en el que se devengue el Impuesto correspondiente a dicha operación.

d)  En las entregas ocasionales de medios de transporte nuevos exentas del impuesto, el derecho nace en el momento en que se efectúa la entrega.

Renta. Deducción por alquiler de vivienda habitual en las Illes Balears

Renta. Deducción por alquiler de vivienda habitual en las Illes Balears

Por el arrendamiento de la vivienda habitual en el territorio de las Illes Balears a favor de determinados colectivos (para inquilinos).

Los contribuyentes menores de 36 años, las personas con un grado de minusvalía física o sensorial igual o superior al 65 % o con un grado de minusvalía psíquica igual o superior al 33 %, y el padre o los padres que convivan con el hijo o los hijos sometidos a la patria potestad y que integren una familia numerosa podrán deducir, de la cuota íntegra autonómica, el 15 % de los importes satisfechos en el período impositivo, con un máximo de 400 euros anuales, siempre y cuando se cumplan los siguientes requisitos:

  1. a) Que se trate del arrendamiento de la vivienda habitual del contribuyente, ocupada efectivamente por este, y que la duración del contrato de arrendamiento sea igual o superior a un año.
  2. b) Que se haya constituido el depósito de la fianza a la que se refiere el artículo 36.1 de la Ley 29/1994, de 24 de noviembre, de arrendamientos urbanos, a favor del Instituto Balear de la Vivienda.
  3. c) Que, durante al menos la mitad del período impositivo, ni el contribuyente ni ninguno de los miembros de su unidad familiar sean titulares, del pleno dominio o de un derecho real de uso o disfrute, de otra vivienda distante a menos de 70 kilómetros de la vivienda arrendada, excepto en los casos en que la otra vivienda se encuentre ubicada fuera de las Illes Balears o en otra isla.
  4. d) Que el contribuyente no tenga derecho en el mismo período impositivo a ninguna deducción por inversión en vivienda habitual.

En todo caso, la aplicación de esta deducción exige que la base imponible total del contribuyente no supere el importe de 34.000 euros en el caso de tributación conjunta y de 20.000 euros en el de tributación individual. En caso de tributación conjunta, solo podrán beneficiarse de esta deducción los contribuyentes integrados en la unidad familiar que cumplan las condiciones establecidas en el apartado anterior y por el importe de las cuantías efectivamente satisfechas por estos.

No obstante, en el caso de familias numerosas, los límites cuantitativos a que se refiere el párrafo anterior serán de 40.000 euros para el caso de tributación conjunta y de 26.000 euros para el caso de tributación individual.

Nuevas obligaciones en los comercios para recuperar el IVA de extranjeros

Nuevas obligaciones en los comercios para recuperar el IVA de extranjeros

El Documento Electrónico de Reembolso

En Baleares estamos acostumbrados a recibir muchos visitantes extranjeros de fuera de la UE, y casi no hay comercio que no haya tenido que tramitar la devolución del IVA por compras de bienes de más de 90,15 euros (IVA incluido).

La novedad es que, a partir de 2019, estas devoluciones solamente se podrán gestionar a través del denominado “Documento Electrónico de Reembolso” (DER), los pasos a seguir serían:

  • Al realizar la venta, el comercio deberá enviar los datos a Hacienda de forma electrónica, recibiendo a continuación un DER.
  • El comercio entregará el DER al turista para que éste, al salir de nuestro país, lo diligencie automáticamente en alguna de las “máquinas de diligenciado” instaladas en puertos y aeropuertos.
  • Una vez diligenciado el DER, el turista podrá obtener la devolución del IVA a través de una entidad colaboradora (como ocurre actualmente con las facturas) o remitiéndoselo a usted.

Sin embargo, durante 2018, se puede seguir gestionando las devoluciones de IVA de la forma tradicional (diligenciado en aduana de facturas en papel), o bien empezar a utilizar el sistema DER que entrará en vigor en 2019.

¿Todos los empresarios deben emitir FACTURA?

¿Todos los empresarios deben emitir FACTURA?

Parece que tiene que ser claro quién tiene que presentar factura en este país y quién no. Sin embargo, nada es fácil en el árduo y enmarañado sistema tributario español, por tanto, a continuación intentaremos explicaros los aspectos más importantes.
¿Quién está obligado a emitir factura?
Los empresarios y profesionales en el desarrollo de su actividad y por los pagos recibidos de los clientes con anterioridad a la realización de las entregas de bienes o prestaciones de servicios (las famosas “entregas a cuenta”).
Y ¿existe alguna excepción? Pues claro, que sería una ley sin excepciones, entre otras:
Servicios de hospitalización o asistencia sanitaria
El transporte de enfermos o heridos
Las entregas de terrenos rústicos
Las segundas y ulteriores entregas de inmuebles, una vez terminada su construcción
Los empresarios o profesionales dentro del régimen especial del recargo de equivalencia
Los empresarios y profesionales con actividades acogidas en el régimen especial de agricultura, ganadería y pesca.
La obligación de expedir factura se puede cumplir emitiendo una factura simplificada, ¿cuándo la puedo utilizar?
Cuando su importe no exceda de 400 € (IVA incluido)
Cuando su importe no exceda de 3.000 € en los siguientes casos (lista reducida):
Ventas al por menor
Ventas o servicios de ambulancia
Ventas o servicios a domicilio del consumidor
Transportes de personas y sus equipajes
Servicios de hostelería y restauración.
Servicios de salas de baile y discotecas
Servicios de peluquería e institutos de belleza
Revelado fotográfico
Servicio de tintorería y lavandería
¿Y el cumplimiento siempre debe hacerlo el empresario que desarrolla la actividad?
Pues no, la obligación de expedir factura puede realizarse por el destinatario de las ventas o prestaciones de servicios o por terceros; siempre y cuando la normativa tributaria así lo diga .
Como conclusión podríamos decir que TODO empresario o profesional debe emitir factura o factura simplificada por las entregas de bienes o prestaciones de servicios que realiza, incluso en aquellas ocasiones en las que recibo un dinero a cuenta.