Cláusula suelo e IRPF

Cláusula suelo e IRPF

Recientemente se ha aprobado una norma que regula la devolución de los intereses de los préstamos hipotecarios con cláusulas suelo y que aclara algunas dudas sobre cómo tributa dicha devolución en el IRPF.

Uso particular

Si usted ha utilizado el inmueble adquirido para su uso particular (por ejemplo, como vivienda habitual o segunda residencia), no deberá declarar en su IRPF las cantidades que recupere. La nueva norma aclara que ello afecta no sólo a los intereses devueltos sino también a los intereses de demora adicionales que el banco deba satisfacer sobre la cantidad a devolver.

Ojo. Si destinó el préstamo a adquirir su vivienda habitual y disfrutó de la deducción aplicable en estos casos, es posible que deba devolver una parte. Pues bien, dicha regularización debe efectuarse en el IRPF del año en que acuerde con el banco la devolución de los intereses (o del año de la sentencia que obligue al banco a satisfacerlos):

  • Sólo deberá regularizar las deducciones de ejercicios no prescritos (los últimos cuatro años).  Así, si la sentencia o el acuerdo con el banco se producen en 2017, al presentar el IRPF de dicho año (2018) sólo deberá devolver las deducciones aplicadas en exceso a partir de 2013.
  • Si acuerda con el banco que los intereses a devolver se destinen directamente a reducir el principal del préstamo (en lugar de que se los devuelvan en efectivo), no deberá regularizar las deducciones de años anteriores. Al reducir el importe del préstamo, también disminuirán las cuotas a pagar y, por tanto, las deducciones aplicables en el futuro.

Uso para una actividad o alquiler

Si usted destinó el inmueble al alquiler o a una actividad económica y se dedujo los intereses como gasto, al recuperarlos sí que deberá declarar el ingreso correspondiente. ¡Atención!  A estos efectos, deberá presentar complementarias de los ejercicios no prescritos y declarar un menor gasto (Hacienda no le girará ni recargos ni intereses de demora).

Plazo. Deberá presentar las complementarias entre la fecha del acuerdo de devolución de los intereses y el fin del siguiente plazo de presentación del IRPF. La propia Hacienda ha indicado que si la fecha cae dentro de un plazo de presentación que ya está en curso, la complementaria puede presentarse antes de la finalización del siguiente plazo.