Cómo prevenir clientes morosos

Cómo prevenir clientes morosos

Aunque el interés de cualquier empresa sea conseguir nuevos clientes y aumentar su facturación, no olvide tomar algunas medidas  para reducir el riesgo de impago, sobretodo para ventas con un importe elevado.  No hay fórmulas infalibles para evitar totalmente ese riesgo, pero sí algunas medidas que le pueden ser útiles.

Investigación previa

Verifique la solvencia de ese posible cliente solicitando un informe comercial. Desde Confialia podemos ayudarle a conseguirlo de manera y le aportará información sobre la situación económico-financiera del cliente. Además podrá valorar el riesgo de  impago y crédito máximo recomendado para ese cliente y posibles procedimientos judiciales contra él.

Existen registros de morosos que contienen información sobre impagos (RAI, ASNEF, etc.). Sin embargo, tenga en cuenta lo siguiente:

  • A estos registros sólo pueden acceder los afectados o las entidades que forman parte de estos ficheros. Desde Confialia tenemos acceso y podemos ayudarle.
  • Asegúrese de que el informe comercial contenga información sobre la inclusión de ese cliente en los principales ficheros de morosos (esta posibilidad la ofrecen los informes comerciales más completos).

Durante la negociación

Si la relación con el cliente es buena, solicítele un certificado de estar al corriente de los pagos de la Seguridad Social y de Hacienda. Aunque no es obligatorio para el cliente entregárselo, si no tiene deudas es probable que no tenga ningún inconveniente en hacerlo (este paso se recomienda hacerso sólo en caso de transacciones de importe elevado).

También  puede adoptar otras cautelas:

  • Límite de riesgo. En función de los plazos de pago que pacten, es posible que antes de haber cobrado un pedido usted deba servir el siguiente. Pacte por escrito el importe máximo que puede haber pendiente de pago, de forma que si se supera este importe, usted podrá suspender los nuevos suministros.
  • Garantías. Si se trata de operaciones de cierta importancia, no dude en exigir un aval bancario u otras garantías que le aseguren el cobro en caso de impago del cliente.  Un aval solidario, por ejemplo, le permite reclamar el cobro simultáneamente a la empresa deudora y al avalista, por lo que sus posibilidades de cobro aumentan considerablemente.

Documente bien la operación

Cualquier error en el pedido o albarán puede ser aprovechado como excusa por algún cliente para demorar el pago:

  • Asegúrese de que el pedido consta por escrito y acéptelo también de la misma forma.
  • Respecto al albarán de entrega (en los casos que proceda), asegúrese de que es detallado, que indica la fecha de entrega y que aparece la firma del cliente.