Comprobación de Valores, Agencia Tributaria

Comprobación de Valores, Agencia Tributaria

En las liquidaciones de ITP (Impuesto de Transmisiones Patrimoniales) y de ISD (Impuesto de Sucesiones y Donaciones) es habitual que Hacienda compruebe los valores de los bienes transmitidos en función a unos coeficientes multiplicadores del valor catastral. Pero vea como ésto no es siempre correcto…

Empecemos por el principio: para el cálculo de la Base Imponible hay que conocer el Valor Real del bien. Para ello lo ideal es recurrir a los “valores de referencia” publicados para cada CCAA, que en el caso de inmuebles, dichos valores suelen ser el valor catastral multiplicado por unos coeficientes. Si se declara de acuerdo con esos valores de referencia, la Administración no efectúa ninguna comprobación adicional.

Pero en ocasiones el valor resultante de esos coeficientes no se corresponde con el valor real del inmueble transmitido (porque, por ejemplo, está afecto a un cambio urbanístico o a una expropiación, de manera que dicho valor real es mucho más bajo y esos coeficientes no tienen en cuenta estas circunstancias). Siendo así, si usted liquida los impuestos indicados atendiendo a un valor real distinto al resultante de los coeficientes, la Administración sí comprobará el valor declarado.

Éste es el caso de un contribuyente que llevó el caso a los tribunales, pues adquirió un inmueble y liquidó el ITP considerando una base imponible distinta a la derivada de los “valores de referencia” publicados en su comunidad. Fue entonces cuando la Administración comprobó el valor declarado remitiéndose a dichos valores y realizó una liquidación con las diferencias, pero los tribunales han anulado dicha liquidación puesto que han considerado que no está suficientemente motivada, basándose en lo siguiente:

  • La base imponible del impuesto es el valor realdel inmueble transmitido, y no un valor aproximado o promedio. Por tanto, la comprobación no puede suponer una remisión “sin más” a los valores de referencia. En la comprobación de valores debe atenderse al inmueble concreto y a sus concretas circunstancias físicas y económicas (conservación, antigüedad, calidad…).
  • La Administración puede utilizar los valores de referencia como punto de partida, pero debe justificar los pasos que, a partir de ahí, la llevan a fijar un determinado valor comprobado. Sólo así queda suficientemente motivada la liquidación y se garantiza el derecho de los contribuyentes a conocerla y a oponerse a ella si lo consideran.

Nuestra recomendación: si se encuentra con una comprobación de valores en la que Hacienda se remite a unos “coeficientes de ponderación” o a unos “valores medios de mercado”, recúrrala por falta de motivación. Además, informe de que se reserva el derecho a iniciar un procedimiento de tasación pericial contradictoria en el futuro (se recomienda no iniciarlo desde el principio porque es un trámite costoso y de resultado incierto, además de que es recomendable primero conocer las razones de la valoración propuesta por la Administración y después valorar qué hacer).

 

Si tiene alguna duda puedes contactarnos con el equipo Confialia aquí.