Gastos del inquilino vs Gastos a cargo del propietario

Gastos del inquilino vs Gastos a cargo del propietario

A menudo nos entran dudas respecto a quién debe pagar unos gastos y quién otros cuando hablamos de un contrato de arrendamiento. A continuación vamos a destacar los gastos más comunes y los responsables usuales al pago. No obstante, tenga en cuenta que en el contrato prevalecen los acuerdos que se hayan pactado de mutuo acuerdo.

Serían los siguientes:

Comunidad: por lo general lo suele pagar la propiedad. El inquilino no tiene potestad, ni voz ni voto en las reuniones de vecinos por lo que es una partida que no debería pagar. Sólo un porcentaje muy bajo de arrendatarios la abona. Otra cosa es que el propietario haga sus cálculos y la incluya en la renta mensual, de manera disfrazada…

Tasas de basura y suministros (agua, luz…): La tasa de basura así como los suministros comunes le corresponde pagarlos al inquilino por ser “el sujeto que disfruta del piso”. Es el que hace el uso y se beneficia del servicio por lo que es quien tiene que responsabilizarse de su pago, si no se pactase algo diferente.

IBI: es un impuesto que grava la titularidad, por tanto, el obligado ante la Administración es en principio el propietario, pero puede pactarse lo contrario, como en todo. A menudo ocurre que el propietario rebaja la renta mensual para hacer su propiedad más atractiva y luego en contrato éste incluye la cuota del impuesto a cargo del arrendatario.

Averías: la ley incida que las reparaciones necesarias para que la vivienda tenga las condiciones necesarias de habitabilidad son responsabilidad del propietario. No obstante, las pequeñas averías, como pueden ser cambios de bombillas, etc, son normalmente a cargo del inquilino, por ser gastos por desgaste.

Seguros: si cubre el continente, lo lógico es que le corresponda pagarlo al arrendador. El propietario responde sobre los accidentes y averías que surjan en la vivienda y el inquilino sólo debe responder por los daños provocados por él”.

Derramas: Es un tema más delicado. Imagine que usted tiene un local alquilado y la comunidad de propietarios le ha girado una derrama para unas obras. ¿Puede repercutir este coste a su inquilino? Depende. Podrá repercutir la derrama al inquilino si así se pactó en el contrato. Por esto siempre recomendamos redactar estas cláusulas en los términos más amplios posibles, englobando todo tipo de contingencias. Legalmente, lo que prevalece es la literalidad de la cláusula, por tanto, si el contrato sólo hiciera alusión a “gastos de comunidad”, la derrama no estaría sujeta en ella y por tanto sería el arrendador el obligado al pago. Además, si la cláusula es dudosa suele aplicarse el criterio que favorezca al inquilino.

Lo esencial es que se tengan en cuenta todos los casos en que pueden surgir gastos y los responsables al pago durante las negociaciones, y que los acuerdos pactados queden reflejados claramente en el contrato.