¿Ha alquilado por temporada su segunda residencia?

¿Ha alquilado por temporada su segunda residencia?

Usted tiene un apartamento, que normalmente utiliza como segunda residencia, en una zona costera. No obstante, el año pasado lo alquiló en verano para obtener unos ingresos extras. ¿Cómo tributarán esos rendimientos en su próxima declaración de renta?

Cuando una persona tiene un inmueble que no constituye su vivienda habitual, en su IRPF debe imputarse como ingreso el 1,1% de su valor catastral (el 2% si dicho valor no ha sido revisado en los últimos diez años).  Pues bien, usted debe imputarse ese ingreso sólo en proporción a los días del año en que el inmueble no ha estado alquilado. Por ejemplo: si el apartamento tiene un valor catastral de 75.000 euros (revisado en 2012) y lo alquiló de julio a septiembre, deberá imputarse 617 euros [75.000 x 1,1% x (273 / 365)].

Asimismo, debe declarar el rendimiento obtenido por el alquiler, es decir, los ingresos menos los gastos deducibles (todos los gastos necesarios para obtener los ingresos). En este sentido:

  • Puede deducirse la parte proporcional de los gastos de comunidad de propietarios, del IBI, de la amortización del inmueble, etc., correspondientes a los meses del alquiler. De este modo, si el IBI más los gastos de comunidad han sido de 1.200 euros en total, puede deducirse 302 euros [1.200 x (92 días / 365 días)].
  • Si aún está pagando el préstamo por la compra del apartamento, también puede deducirse los intereses anuales en proporción a la parte del año en que ha estado arrendado.

OJO. Una vez calculado el rendimiento neto del alquiler, tenga en cuenta que no podrá aplicarse la reducción del 60% que la ley establece para los rendimientos derivados del alquiler de vivienda (ya que esta reducción no se aplica a los arrendamientos de temporada).