Mi cliente reconoció el impago en un WhatsApp

Mi cliente reconoció el impago en un WhatsApp

Lleva tiempo reclamándole unas facturas impagadas a un cliente y éste siempre le va dando largas, pero, en una de las veces en las que lo ha comentado por Whatsapp con él, el cliente reconocía deberle dinero; aunque, claro está, ahora lo niega.

Pues bien, sepa que cada vez más los jueces aceptan los mensajes de WhatsApp como prueba de la existencia de una deuda, por lo que podría utilizarlos en caso de reclamación judicial.

Si fuera el caso, tenga en cuenta:

  • Los tribunales suelen aceptar los WhatsApp como medio de prueba. Por tanto, salvo que la otra parte impugne su autenticidad (lo cual no es habitual además de ser una difícil tarea), le servirán para acreditar la existencia de la deuda.
  • Refuerce su acusación aportando otras pruebas que acrediten la relación comercial y la existencia de dicha deuda (testigos, correspondencia cruzada con el cliente, mails, cartas, etc.

¿Cómo puede aportar esa información?

Para la aportación de un WhatsApp como prueba, es suficiente con que haga una copia impresa del mensaje (o una captura de pantalla) en la que conste su contenido, los números de teléfono de emisor y receptor y el nombre de los mismos (usted y el presunto cliente).

Además:

También puede aportar un acta notarial, en la que el notario dará fe del contenido de los mensajes y de que éstos constan en un determinado teléfono móvil.

No obstante, puede evitar el coste del acta notarial solicitando que sea el secretario judicial el que transcriba el contenido de los mensajes (estos funcionarios también dan fe pública, como            el notario, por tanto tendría la misma validez legal).

Si el cliente lo impugna…

Puede suceder que el cliente impugne la prueba aportada alegando que él no lo ha enviado, o que su terminal fue manipulado por un tercero.

En ese caso será necesario que un perito corrobore que el mensaje es auténtico, lo cual ya es algo más complicado, pues en ocasiones, estos informes no son concluyentes, por eso aconsejamos que siempre se aporten pruebas adicionales y/o complementarias del impago y de las posibles conversaciones mantenidas al respecto por vías distintas. Sea como fuere, la impugnación no es habitual ya que, si se verifica que el mensaje es auténtico, el deudor se deberá hacer cargo de los costes del pleito y del peritaje, algo a lo que no es habitual querer arriesgarse.

Para más información, existe una sentencia dictada por el Tribunal Supremo (nº300/2015, de 19 de mayo) que viene a arrojar algo de luz sobre esta problemática de la autenticidad de los mensajes de WhatsApp.

Si tiene alguna duda o consulta al respecto, llámenos al 971 46 25 58 o contáctenos aquí.