No he dado autorización a estos cambios en mi local

No he dado autorización a estos cambios en mi local

En esta ocasión, Confialia quiere compartir una anécdota tenida recientemente con uno de sus clientes, pues no cuesta imaginar que esto le puede pasar a muchos…

Es el caso de cuando uno desea rescindir un contrato de arrendamiento de local comercial, el cual se tiene en régimen de “prórroga forzosa”. Para ponerles en situación: el inquilino es un empresario (persona física) que todavía no se ha jubilado, y que por tanto no ha podido dar por finalizado el contrato a 31 de diciembre de 2014. En esta línea, les recordamos que se podrá resolver el alquiler si el inquilino traspasa el local sin su consentimiento, por ejemplo.  Esto sucede a veces (por ejemplo, cuando se trata de una sociedad que el inquilino constituye con un familiar y se empieza a explotar ese negocio).

Por tanto, esté atento a cualquier indicio de cesión que pueda detectar. Ejemplo: el ingreso mensual de la renta empieza a hacerlo una sociedad en lugar de su inquilino habitual, y reaccione con rapidez. Si no se percata y no hace nada, posteriormente el inquilino podría argumentar que usted ha consentido tácitamente el traspaso (pues lo conocía, tenía datos como para tener constancia y no se opuso), y ya no podrá rescindir el contrato, o al menos no alegando cesión no consentida.

El ejemplo era el siguiente: Se consideró que el propietario había consentido la cesión de un local comercial porque durante unos años la renta fue pagada por un tercero, distinto del inquilino principal, y el propietario no se opuso.

Por ello recomendamos que vigile este tipo de operaciones y ante un indicio de irregularidad, actúe lo antes posible. Si necesita asesoramiento, por favor no dude en contactarnos.