Nueva norma ISO 14001 de gestión medioambiental

Nueva norma ISO 14001 de gestión medioambiental

La Organización Internacional de Normalización (ISO) ha publicado recientemente la nueva versión de la Norma ISO 14001, referencia mundial en relación a la gestión ambiental, con más de 300.000 organizaciones que actualmente aplicaban la normativa vigente en un total de 171 países. Con esta publicación culmina el trabajo realizado durante los últimos tres años por un grupo formado por 121 expertos de 88 países (algunos de ellos pertenecientes a Aenor).En nuestro país, más de 16.000 organizaciones aplican ya esta norma y ahora deberán adaptarse a los nuevos requisitos en un plazo máximo de tres años, es decir que el período finalizaría en septiembre de 2018. La Norma se aplica a todo tipo de empresas y se ha convertido en el medio internacionalmente más aceptado para corroborar el compromiso de éstas con el medio ambiente, dado que resulta imprescindible el uso de herramientas que integren el medio ambiente en la gestión global de la empresa.

Plan de ayuda durante la transición

Con el fin de facilitar la transición, Aenor elaborará un plan de apoyo para las organizaciones que deban desarrollar este cambio. Como dato relevante podemos revelar que España es el quinto país del mundo y el tercero de Europa por número de certificados conforme a ISO 14001.

El principal objetivo de la revisión de la norma es facilitar la integración de ésta en los demás Sistemas de Gestión–una corriente cada vez más demandada en las empresas— y que sean más accesibles para todo tipo de organizaciones, especialmente en el sector servicios.

De esta forma, comparte la denominada estructura de alto nivel, elemento común a todas las normas de gestión. La Norma incorpora una mayor protección del medio ambiente y un control de la contaminación mediante la incorporación de prácticas para la prevención de la contaminación y el uso sostenible de los recursos disponibles; la consideración efectiva de la variable ambiental como un elemento estratégico en la gestión empresarial; el refuerzo del papel de la alta dirección en el liderazgo del sistema de gestión; enfoque al ciclo de vida completo y una comunicación más efectiva en la que la información publicada sea transparente y fiable. La revisión del documento se ha llevado a cabo en el seno del Comité Técnico internacional de Normalización de Gestión Ambiental de ISO (ISO/TC 207 SC1).

Nuevos mercados

Las normas técnicas son documentos al alcance de todos, que contienen el consenso del mercado sobre las buenas prácticas a la hora de abordar cuestiones clave para la competitividad de las organizaciones. Los expertos aseguran que las ventajas de un certificado de gestión ambiental son numerosas, aunque pueden resumirse en tres: transmite compromiso de forma directa y creíble ante terceros (lo cual genera una visión positiva de la compañía); se obtienen beneficios económicos por la optimización del consumo de energía  y por la optimización de los procesos, y reduce riesgos legales ante posibles demandas. Adicionalmente, la norma ayudará a eliminar barreras a la exportación y facilitará el acceso a subvenciones y otras líneas de financiación preferentes. El organismo de normalización está estudiando también  la actualización de la ISO 9001, que corregirá fundamentalmente acciones sobre la calidad.

Contenidos de la normativa en gestión ambiental

La norma ISO 14001 exige a las empresas crear un plan de manejo ambiental que incluya: objetivos y metas ambientales, políticas y procedimientos para lograr dichas metas, responsabilidades definidas, actividades de capacitación del personal, documentación específica y un sistema para controlar cualquier cambio y avance realizado en el tiempo. La norma ISO 14001 describe el proceso que debe seguir la empresa y le exige respetar las leyes ambientales nacionales. Sin embargo, no establece metas de desempeño específicas de productividad.

Si desea más información no dude en ponerse en contacto con nosotros aquí.

Artículo basado en parte en la información facilitada por El Economista.