Inspecciones de trabajo

Inspecciones de trabajo

Es importante saber que cualquier empresa o autónomo puede recibir la visita de un inspector de trabajo, que se puede presentar en la oficina con o sin previo aviso. La visita de un inspector no significa que exista una denuncia en tu contra, pues éstos realizan visitas de control para comprobar que todo está en regla. La Inspección de Trabajo es un procedimiento rutinario al que puede verse sometida cualquier empresa que posea trabajadores contratados

En el caso de que la ubicación del trabajo sea tu domicilio, el inspector deberá tener orden judicial o tu consentimiento para poder realizar la visita. En cualquier otro caso no se le puede impedir la entrada a tu oficina.

Consideraciones a tener en cuenta frente a una inspección 

  • ¿Qué pueden pedir durante una inspección?

El inspector de trabajo puede pedir que le acompañes en su visita a tu oficina, que identifiques a las personas que se encuentran allí, hacer mediciones en tu empresa o solicitarte documentación como: justificante conforme la empresa está correctamente inscrita en la Seguridad Social, justificante conforme se está al día con los pagos a la Seguridad Social, documento acreditativo del IAE, escritura de constitución de la sociedad, libro de visitas de la inspección de trabajo, etc. Si tienes a otros profesionales contratados también pueden pedir: recibo de salarios, parte de alta y baja de trabajadores, contratos de trabajo presentados ante la oficina de empleo, resumen de las horas extraordinarias, autorizaciones de trabajo y documentación de los trabajadores extranjeros que tengas en plantilla.

El inspector tiene el derecho y la obligación de analizar toda la actividad sujeta a inspección, abriendo las diligencias, pruebas o exámenes que considere oportunos, por lo que puede reclamar:

  • Las claves de acceso a los ordenadores
  • La toma de fotografías, muestras, vídeos y cualquier otro registro
  • La identificación de todas las personas que se encuentren en el centro de trabajo. Ahora bien, la presentación del DNI será responsabilidad de cada trabajador ya que el empresario no cuenta con la autoridad necesaria para obligarles.
  • La toma de declaración a los trabajadores y al propio empresario, aunque estas palabras no se darán inmediatamente como ciertas sino que se registrarán en las actas.
  • Si éste considerase que existen posibilidades de que se destruyan pruebas o de que se puedan modificar documentos físicos o informáticos, así como si se determina que pueden existir probables causas de riesgo laboral, podrán establecerse medidas cautelares, según proceda.
  • ¿Qué no se debe hacer durante una inspección?

Cualquier acción que retrase o impida al inspector realizar su tarea, tal es el caso, de no permitir la entrada del inspector a tu centro de trabajo, negar a identificarte o no presentar la documentación que se requiere; y por supuesto, coaccionar, amenazar o cualquier tipo de violencia contra el inspector, se considerará obstrucción a la inspección de trabajo.

El inspector actúa en representación de la autoridad y si se le impide la entrada en la empresa, puede reclamar ayuda policial para que le facilite su entrada por la fuerza. Si eso ocurre, tanto los inspectores de trabajo como el personal de apoyo que le acompañe tendrán acceso a cualquier instalación y pueden exigir que algún trabajador le acompañe en la visita, ante lo cual quedará obligado a ello. Has de tener en cuenta que el inspector ha de identificarse para poder solicitar el acceso privilegiado a todas las instalaciones, pero puede iniciar la inspección en el anonimato con el fin de que ésta pueda llevarse a cabo con éxito.

  • ¿Qué hacer ante una posible sanción de trabajo?

Una vez acabada la visita, el inspector puede levantar acta de infracción. En ese caso, en el plazo de diez días desde la fecha que consta en el acta recibirás la notificación por correo certificado. La fecha del acta no tiene por qué coincidir con la fecha de la visita, ya que puede transcurrir un plazo de hasta 9 meses.

Una vez se ha recibido la notificación, se dispone de 15 días hábiles para presentar alegaciones ante la administración. Es imprescindible revisar la notificación, comprobar que no contiene erratas y que no han pasado más de 10 días hábiles desde que la inspección levantó el acta, pues tales errores pueden considerar la notificación como defectuosa y anular el procedimiento. Revisa el acta para comprobar si los motivos de la sanción son correctos y si tienes pruebas que acrediten que no has cometido infracción adjúntalos a tu escrito de alegaciones. A continuación detallamos las infracciones más frecuentes por tipos:

Se consideran infracciones leves:

  • Un  retraso en el cumplimiento de las obligaciones de información, comunicación o comparecencia, salvo que dichas obligaciones sean requeridas en el curso de una visita de Inspección y se refieran a documentos o información que deban obrar o facilitarse en el centro de trabajo.
  • La falta del libro de visitas en el centro de trabajo.

Se consideran infracciones muy graves:

  • Las acciones y omisiones del empresario, sus representantes o personas de su ámbito organizativo que tengan por objeto impedir la entrada o permanencia en el centro de trabajo de los Inspectores o Subinspectores, así como la negativa a identificarse o a identificar o dar razón de su presencia sobre las personas que se encuentren en dicho centro realizando cualquier actividad.
  • La coacción, amenaza o violencia establecida sobre los Inspectores o Subinspectores, así como la reiteración en las conductas de obstrucción comentadas anteriormente.
  • El incumplimiento de los deberes de colaboración con los funcionarios de la Inspección.