Embargo de crédito o salario

Embargo de crédito o salario

Qué hacer si recibe una notificación de Hacienda solicitándole que embargue los pagos a realizar a un proveedor o a alguno de sus trabajadores.

Embargo de nómina a un trabajador

Si le ordenan embargar la nómina de un trabajador, recuerde que el salario mensual embargable está limitado:

Sueldo neto % embargable
Hasta Salario Mínimo Interprofesional 0
Entre 1 y 2 veces SMI 30%
Entre 2 y 3 veces SMI 50%
Entre 3 y 4 veces SMI 60%
Entre 4 y 5 veces SMI 75%
Exceso 90%
  • Estos porcentajes pueden reducirse entre un 10% y un 15% según las cargas familiares del afectado (salvo el porcentaje del 90%).
  • En los embargos por impago de la hipoteca de la vivienda habitual, el primer tramo inembargable se incrementa en un 50%, más un 30% por cada miembro de la familia que no disponga de ingresos.

Hable con su asesor laboral para que calcule el importe a embargar e ingréselo cada mes en Hacienda. Si cuando recibe la notificación el trabajador ya no trabaja en su empresa (o, por ejemplo, trabaja a media jornada y su salario no supera el SMI), no deberá embargar nada. En cualquier caso, presente un escrito en Hacienda comunicando dichas circunstancias.

Embargo de crédito a un proveedor

Si le notifican el embargo de los créditos a favor de un proveedor, deberá ingresar en Hacienda las deudas que ya estén devengadas en la fecha de dicha notificación y que estén pendientes de pago.

  • Si el pago es inferior a la suma embargada, ingrese en Hacienda la totalidad.
  • Y si es superior, ingrese en Hacienda la cantidad reclamada por ésta, entregando el exceso al proveedor.
  • Si cuando recibe la notificación la deuda ya está vencida (pero no pagada), deberá ingresarla de forma inmediata. Pero si todavía quedan unos días para hacer efectivo el pago, no deberá anticiparlo: podrá realizarlo en la misma fecha que tenía pactada con el proveedor.
  • Por otro lado, si cuando recibe la notificación no tiene ningún pago pendiente a favor de ese proveedor, comuníquelo igualmente a Hacienda (para que no le sancionen por no atender el requerimiento). 

Tenga en cuenta que si más adelante hace un nuevo pedido, el pago no quedará afectado por el embargo: no se pueden embargar créditos aún no nacidos cuando se dicta la diligencia de embargo.

No obstante, si hay una relación continuada que pueda ser considerada “de tracto sucesivo” –un contrato de suministro con pedidos y pagos regulares, un contrato de mantenimiento, un arrendamiento…–, lo mejor es que retenga: muchos tribunales consideran que esos créditos son “de existencia segura” cuando se notifica el embargo y, por lo tanto, embargables.