Sociedades Laborales

Sociedades Laborales

Hace tan sólo unos días se ha publicado en el BOE la Ley 44/2015, de 14 de octubre, de Sociedades Laborales y Participadas. En ella se halla una nueva regulación que, no sólo actualiza, moderniza y mejora el contenido de la Ley, sino que en cumplimiento de la previsión contenida en la Ley 5/2011, de economía social, refuerza la naturaleza, función y caracterización de la sociedad laboral como entidad de la economía social e incorpora por primera vez en España la definición de sociedad participada por los trabajadores.

Objetivos de la modificación:

  • Mejorar su régimen jurídico para así fomentar la participación de los trabajadores en las empresas, facilitando su acceso a la condición de socio.
  • Incorporar nuevas medidas para asegurar el control de la sociedad por parte de los trabajadores.
  • Aumentar la utilidad de las sociedades laborales y su mayor elección por parte de los nuevos emprendedores.
  • Preparar el contenido de la normativa vigente a los cambios que se producirán en los próximos meses, así como reestructurar el articulado de la anterior Ley 4/1997 (que queda derogada por esta norma).
  • Incorporar por primera vez en España la definición de sociedad participada por los trabajadores, lo que supone un mayor impulso a esta vía de hacer empresa y complementa a las figuras ya existentes, como las cooperativas y las sociedades laborales.

Principales novedades:

  • A efectos de la Constitución, equipara a las sociedades laborales con las cooperativas al permitir que puedan crearse con tan solo dos trabajadores, siempre y cuando se repartan la propiedad al 50%.
  • Flexibiliza el marco de contratación de trabajadores no socios con contrato indefinido, al pasar del 15-25% actual al 49% el número de horas anuales trabajadas como medida de fomento del empleo. Si fueran superados los límites indicados, la sociedad deberá alcanzarlos, de nuevo, en el plazo máximo de doce meses.
  • Facilita el acceso a la condición de socio a trabajadores no socios con contrato por tiempo indefinido mediante un nuevo sistema con un procedimiento único común, plazos más reducidos, y un aumento de posibilidades ante adquisiciones de acciones, etc. De hecho, se permitirá a este tipo de sociedades anticipar fondos, hacer préstamos o actuar como garantes de sus trabajadores no socios con contratos indefinidos para que puedan adquirir acciones o participaciones de la propia compañía. No obstante, se exigen condiciones específicas, como por ejemplo, que el trabajador en cuestión no sea ya socio de la empresa, tenga un contrato indefinido y pretenda adquirir, con el dinero obtenido, acciones o participaciones de la propia sociedad en cuestión.
  • Se otorga al heredero o legatario de un socio fallecido su misma condición por la mera adquisición de las acciones o participaciones sociales. En este sentido, se elimina el carácter preferente del derecho de adquisición de acciones o participaciones de clase laboral reconocida en los estatutos sociales para los casos de muerte de un socio trabajador.
  • Al igual que en la regulación vigente, la reserva especial exigida se dotará sólo con el 10% del beneficio líquido de cada ejercicio con el limite (superior al vigente) del doble del capital social (hoy es el 10-25% de los beneficios líquidos de cada ejercicio). Además, esta reserva podrá destinarse, por primera vez en la historia de estas sociedades, a la adquisición de autocartera para facilitar su posterior enajenación por los trabajadores
  • Bonificaciones: se conceden bonificaciones de 800 euros anuales durante tres años para quienes se incorporen como socios a cooperativas o sociedades laborales de la economía social, siendo 1.650 euros durante el primer año para los menores de 30 años o 35 años con discapacidad y en total 3.250 euros. Fiscalmente se otorga una bonificación del 99 por 100 de las cuotas que se devenguen por modalidad de transmisiones patrimoniales onerosas, por la adquisición, por cualquier medio admitido en Derecho, de bienes y derechos provenientes de la empresa de la que proceda la mayoría de los socios trabajadores de la sociedad laboral.
  • Serán de aplicación a los socios trabajadores de las sociedades laborales todos los beneficios que, en el ámbito de empleo y de la seguridad social, y en desarrollo de la Ley 5/2011, de 29 de marzo, de Economía Social, tengan por objeto impulsar la realización de actuaciones de promoción, difusión y formación de la economía social. En concreto se les facilita acceder a subvenciones de hasta 500.000 euros en tres años y ampliar las reservas de participación previstas en los procesos públicos de licitación.
  • Se llevarán a cabo actuaciones de armonización, colaboración e información entre el Registro del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, el Registro Mercantil y los Registros de las Comunidades Autónomas. En particular, el Registro del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, sin menoscabo de las competencias de las Comunidades Autónomas, integrará en una base de datos común la información que obre en los distintos registros de las Comunidades Autónomas que sea necesaria para el ejercicio de las competencias atribuidas en materia de supervisión en referencia a este tipo de sociedades.
  • Las sociedades laborales deberán adaptar sus estatutos en el plazo máximo de dos años desde su entrada en vigor. Transcurrido el plazo, no se inscribirá en el Registro Mercantil documento alguno de la sociedad laboral hasta que no se haya inscrito la adaptación de los estatutos sociales. Se exceptúan de la prohibición de inscripción el acuerdo de adaptación a la presente ley, los títulos relativos al cese o dimisión de administradores, gerentes, directores generales y liquidadores, y la revocación o renuncia de poderes, así como a la transformación de la sociedad o a su disolución, nombramiento de liquidadores, liquidación y extinción de la sociedad, y los asientos ordenados por la autoridad judicial o administrativa.

Para más información, contacte aquí.