Tiene que solicitar una hipoteca. ¿Qué tipo de interés, fijo o variable, es más conveniente?

Tiene que solicitar una hipoteca. ¿Qué tipo de interés, fijo o variable, es más conveniente?

¿Ha encontrado una buena oportunidad para comprar? Como habrá experimentado si ha acudido recientemente a su entidad bancaria para solicitar un préstamo hipotecario, habrá visto que actualmente los bancos ofrecen la posibilidad de cerrar las condiciones de una hipoteca a un tipo de interés fijo. El concepto que debemos tener en cuenta a la hora de la elección, no es más que el tipo de interés, tanto actual como la previsión a futuro. Si contratase ahora, las hipotecas a interés variable suponen unas cuotas mensuales muy ajustadas, ya que en la actualidad los tipos de interés son muy bajos, pero vayan ustedes con cuidado, porque pueden suponer cuotas más elevadas si los tipos de interés suben (lo cual acaba ocurriendo en algunos contratos con vencimiento a largo plazo). Por ese motivo, las hipotecas a tipo fijo están ganando terreno, ya que en ellas la cuota mensual se mantiene inalterable durante toda la vida del préstamo, sin importar las alteraciones del tipo de interés del dinero. La elección es algo que depende del riesgo que esté dispuesto a correr…

Algunos puntos a considerar:

  • El plazo. Las entidades financieras son reticentes a otorgar hipotecas a tipo fijo con un vencimiento superior a los 20 años, aunque pueden llegar a los 30 aplicando un tipo superior. Así pues, se vienen viendo hipotecas a un tipo de interés del 3,50% fijo si la hipoteca se contrata a 20 años, y al 3,95% si se contrata a 30 años. Debe tener en cuenta la duración que usted le quiera dar antes de tomar una decisión.
  • El porcentaje financiado respecto al total. En los contratos generados a tipo variable la entidad financiera suele financiar hasta el 80% del valor de tasación, pero en las hipotecas a tipo fijo los bancos son algo más restrictivos, no admiten según qué nivel de riesgo y por tanto este porcentaje se reduce al 70 o 60%, según el caso.
  • La comisión. En las hipotecas a tipo fijo los bancos pueden aplicar una comisión denominada “compensación por tipo de interés” que obviamente no se aplica en las de tipo variable. Esta compensación se aplica si se dan las siguientes circunstancias:
    • Cancelación anticipada parcial o total del préstamo hipotecario.
    • Si dicha cancelación se produce en un momento en el que los tipos de interés están más bajos que el tipo aplicado por el banco, dado que de esta forma, la entidad financiera compensa la pérdida derivada de la cancelación, puesto que el banco tenía la previsión de sacar la ganancia de esa diferencia de tipos de interés. En general, dicha comisión es un porcentaje sobre el capital amortizado anticipadamente, que no es lo mismo que la comisión por cancelación anticipada, de modo que, llegado el momento, debe cerciorarse de que no se le aplicará ninguna de estas dos comisiones.
  • El pago mensual. Respecto a la cuota mensual y al total pagado finalmente, es difícil determinar si la hipoteca a tipo fijo es favorable o no respecto a la de interés variable, dado que ello dependerá de la evolución del Euribor en los próximos años.

En base a ello les recomendamos solicite y compare tablas de cuotas para el caso de una hipoteca a tipo fijo estándar y otra con distintos escenarios a tipo variable (por ejemplo, Euríbor del 0.5% + 1.75%, Euríbor 3% + 1.75%…).