Trabajo trae a 32 inspectores a Baleares

Trabajo trae a 32 inspectores a Baleares

El plan

El plan para reforzar la plantilla de las islas y prevenir contra la explotación laboral que no tiene precedentes en ninguna otra comunidad autónoma, se inició ayer día 17 de agosto e incluirá algo más de 1.300 controles durante seis semanas.

Francina Armengol y el conseller de Trabajo, Lago Negueruela, presentaron el pasado día 5 una de las iniciativas estrella del nuevo Govern. Tal y como recordó este último, Inspección de Trabajo cuenta en Balears con una plantilla estable de 48 personas, que ahora se ve reforzada con 32 inspectores llegados de otros puntos de España, cuyos gastos de desplazamiento, alojamiento y movilidad por el interior del archipiélago serán cubiertos por el Govern, con un presupuesto de 200.000 euros, mientras que sus retribuciones correrán a cargo del Estado, del que depende la inspección laboral.

El conseller señaló que no se han marcado objetivos dependiendo del sector económico, sino del perfil de cada empresa, tras realizar un cruce entre los datos de que dispone la Seguridad Social y el servicio balear de empleo (Soib), con el fin de detectar a aquellas en las que tenga un mayor peso su plantilla contratada de forma temporal o a tiempo parcial. Sin embargo, no se ocultó que dadas las características de la economía isleña y de su estacionalidad, es lógico que en esta vigilancia se vaya a dar un peso especial a las actividades que se desarrollan en las zonas turísticas y más enfocadas a dar servicio a los visitantes.

La presidenta balear y el conseller de Trabajo denunciaron que la reforma laboral aprobada por el Gobierno del Partido Popular en 2012 ha dado pie a un mercado de trabajo que Francina Armengol se atrevió a calificarlo de “cruel”.

Como ejemplo a ello, se puso de relieve que nueve de cada diez contratos firmados en las islas durante este año son de carácter temporal, y que durante los últimos cuatro ejercicios el 70% han sido a tiempo parcial. Según se indica, esta situación ha dado pie a abusos, como obligar a los empleados a alargar su jornada mucho más de lo pactado, y ello a cambio de salarios extremadamente bajos que han conllevado la aparición de trabajadores que apenas son capaces de llegar a fin de mes.

Motivos

Sea como sea, aunque en primer término se busque defender los derechos de los trabajadores, también se plantea ayudar a las empresas que actúan de forma correcta para evitar que se vean afectadas por las que vulneran la legalidad y generan una competencia desleal.

Según señalaron los representantes del Govern: “Es necesario recuperar unas condicionales laborales y unos salarios dignos”. Sólo así se eleva la productividad en las empresas, se mejora la calidad de los servicios que se prestan y se incrementa la competitividad de Balears, impulsando así la salida de la crisis económica española.

Para llevar a cabo dicho plan, se abrió un plazo de diez días a las empresas para que regularicen su situación antes de poner en marcha la citada campaña de inspecciones, ya que en caso contrario se corre el riesgo de verse afectado por las correspondientes sanciones, que pueden oscilar entre los 600 y 6.000 euros, dependiendo de la gravedad del incumplimiento.

El caso del fraude en los contratos a tiempo parcial, la empresa se puede ver obligada a pagar el doble del valor de las horas defraudadas, más un recargo del 20%. Respecto al fraude en la contratación temporal, resulta habitual que se pueda proponer a la empresa que convierta en indefinidos a todos esos empleados a cambio de ahorrarse la sanción correspondiente si no lo hace.

Por otro lado, el conseller de Trabajo opina que las sanciones fijadas por la normativa estatal son demasiado bajas y que deberían revisarse al alza, una tesis compartida por los sindicatos que estuvieron presentes durante la presentación del citado plan y por la patronal PIMEB.

Seguimiento

Pese a que la duración de la campaña de controles con el personal de refuerzo tendrá la duración de seis semanas, ya se ha advertido que posteriormente se hará seguimiento de las empresas que así se considere oportuno y que para 2016 se hará una planificación de las inspecciones laborales de Balears que cuente con iniciativas específicas para seguir combatiendo el fraude laboral.