Vehículo de empresa y Sociedad Civil…

Vehículo de empresa y Sociedad Civil…

Con los últimos cambios normativos y viendo que las sociedades civiles con actividad mercantil deberán acabar tributando por el Impuesto de Sociedades, a muchos empresarios que hasta ahora formaban parte de una sociedad civil o comunidad de bienes se les plantean algunas dudas, por ejemplo con el tema que hoy lanzamos: el tratamiento fiscal de los vehículos de empresa.

Hasta el 2015, si tu sociedad civil adquiría un vehículo para la actividad, por ejemplo para llevar a cabo acciones comerciales, pero algún/os socios también lo utilizaban para usos particulares, los gastos de su utilización y de su amortización no eran deducibles. Esto no podía ser de otra forma, pues al tributar mediante la atribución de rentas, los rendimientos de cada socio tributaban por el IRPF y éste no contempla  tal deducción cuando el uso no es exclusivamente para la actividad. Claro está que demostrar este hecho se torna algo difícil, por eso la mayoría de veces no se deducían ningún tipo de gastos de vehículos.

A partir del 2016, si tu sociedad va a pasar a tributar por el Impuesto de Sociedades (si es que no vas a liquidar la SC y buscar otra forma jurídica para desarrollar la actividad), el tratamiento fiscal de la utilización de vehículos será el mismo que el de cualquier sociedad mercantil, de tal manera que podrás deducirte como gasto la totalidad de la amortización anual del vehículo, así como otros gastos derivados del uso de éstos.

¿Qué ocurre cuando un socio utiliza también el vehículo para uso personal?

Cuando se de esta circunstancia, dicho socio deberá declarar una renta en especie en su IRPF por el valor del uso personal; el cual dependerá de su participación en la sociedad y de si su relación con la empresa es laboral o no.

Si necesita más información, no dude en ponerse en contacto con nosotros aquí.