La compra de un vehículo por una persona minusválida, que vaya en silla de ruedas o que presente movilidad reducida probada clínicamente, tiene la ventaja de que se le aplicará el Impuesto sobre el Valor Añadido superreducido, es decir, tan sólo pagará un 4% de IVA en la compra de dicho vehículo.
Adicionalmente, este propietario estará exento del pago por el impuesto de matriculación siempre que su minusvalía sea probada y que ésta sea superior al 33%, y lo mismo para el impuesto de circulación. El plazo de resolución es de 6 meses.

Contacte para cualquier consulta.

Rellene el formulario para que alguno de nuestros profesionales pueda ayudarle.

Ir al formulario